En los últimos meses Estados Unidos ha enviado señales de que rechazan la reforma a la constitución

Politica
127
0
sample-ad

Los acontecimientos políticos que se vienen registrando en la República Dominicana ante una eventual reforma constitucional,mantienen en atención a los Estados Unidos que en los últimos meses ha enviado señales de que rechazan una iniciativa dirigida en ese sentido.

La oposición la asumieron en principio, los senadores estadounidenses Robert -Bob- Menéndez y Marcos Rubio, quienes junto al congresista dominicano en la Cámara de Representantes, Adriano Espaillat, han llevado la voz cantante.

Al escenario se sumaron luego la embajada de los Estados Unidos en el país y por último el secretario de Estado Mike Pompeo, que han dejado en claro su preocupación por la gobernabilidad democrática de la nación dominicana.

El demócrata Menéndez, miembro de mayor rango de la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado, el 15 de mayo pasado solicitó en una carta enviada a Pompeo intervenir, por la vía diplomática, para impedir la modificación de la Constitución dominicana, a fin de habilitar como candidato presidencial a Danilo Medina.

“En medio de mayores amenazas a la democracia en todo el mundo, Estados Unidos debe demostrar su compromiso con la defensa de las normas democráticas, y no se puede ignorar cuando un líder electo intenta extender su control sobre el poder modificando la Constitución de su país para su beneficio”, aseveró en la misiva.

Días después, el 20 de mayo, Espaillat, congresista dominicano en Nueva York, pidió respeto para la Constitución Dominicana por considerar que “es un documento sagrado donde quedan plasmadas no solo las leyes de la nación sino también las aspiraciones de un pueblo”.

El 5 de junio, le tocó el turno a la Embajada de Estados Unidos en República Dominicana; Carolina Escalera, agregada de prensa, emitió un comunicado para desmentir una supuesta reunión que habrían sostenido el presidente Danilo Medina y el encargado de negocios de Estados Unidos en el país, Robert Copley.

Refirió en esa oportunidad: “La lucha contra la corrupción, el respeto a la Constitución y las elecciones libres e imparciales son indicadores sólidos del compromiso de un país con la democracia”.

Ese mismo día, Marco Rubio, senador de Estados Unidos y presidente del Subcomité de Relaciones Exteriores del Senado para el Hemisferio Occidental, también emitía un comunicado sobre el tema de la reforma dominicana.

“Los esfuerzos del presidente Danilo Medina de modificar la Constitución de la República Dominicana, en un intento por postularse para un tercer mandato presidencial, deberían ser un motivo de grave preocupación para las democracias de la región y del mundo”, dijo Rubio ante lo que calificó de “eludir los límites establecidos para el mandato presidencial en la República Dominicana y en el Caribe”.

Los pronunciamientos más recientes son los de Pompeo, secretario de Estado, quien el pasado miércoles 10 de este mes de julio, conversó con el presidente Medina y los detalles de la charla fueron revelados por la Embajada de los Estados Unidos en el país.

La conversación giró sobre “la importancia de que todos los actores políticos en la República Dominicana preserven las instituciones democráticas y respeten el Estado de Derecho y la Constitución, particularmente en el período previo a las elecciones del 2020 en la República Dominicana”.

Niza Campos

 

Print Friendly, PDF & Email

Facebook Comments

POST A COMMENT.