Posicionamiento del precandidato en base al dinero: Jugada riesgosa por dos vías

Politica
66
0
sample-ad

“Del Presente al Futuro”

Autor: José Núñez

@josenunez00

No nos podemos llamar a engaños ni hacernos los tontos, los recursos financieros y el dinero campante y sonante, líquido, son variables indispensables para un proyecto político con vocación de poder, y si el mismo es para la presidencia de un país, no se puede hablar de centavos porque junto a la organización hacen la combinación de acero para poner la tapa al pomo a unas aspiraciones.

Ahora bien, eso no quiere decir, que en un proyecto presidencial se observe un despilfarro de recursos y haciendo todas las actividades, que hasta el más ingenuo puede ver que para gastar dinero no hay límites ni momentos por ir tras el objetivo principal. Aunque se sabe que las cosas no tienen que ser necesariamente así, pero en la práctica se están dando.

Esto se puede ver, cuando existen actividades de masas, que los que mueven las personas los hacen con una logística que duplica y triplica la que normalmente se da, también que la propaganda en sus diversas formas y los anuncios de la publicidad, se observan sin hacer mayores esfuerzos, que con el derroche de los recursos no hay dolientes.

Y todo se hace más notorio, cuando esas situaciones generalmente las permiten en los países con economías en vías de desarrollo o también de ingresos medios, ya que en las sociedades desarrolladas, la transparencia es una norma, que se puede violar, pero si descubren o se le prueba al infractor, inclusive, meses o años después, puede tener algo seguro, se la cobran caro y la paga en la justica.

En nuestro país es al contrario, aspirar a ganar unas elecciones utilizando básicamente dinero, es una condición para ser elogiado el precandidato de que se trate, y todo por sus bondades económicas. Así son y van las cosas en el mundo subdesarrollado en sentido genérico, porque hay excepciones en nuestra región, donde la ley exige y castiga el uso exagerado y sin transparencia del dinero en las campañas electorales, ahí tenemos por ejemplo a; Colombia, Costa Rica, Perú…

Es que ese despilfarro en un proyecto político causa que surjan cuestionamientos coherentes y lógicos, donde pareciera que esos recursos monetarios no son de un origen lícitos, porqué díganme ustedes, ¿qué empresario en sentido general y estando trabajando limpiamente, va a gastar cientos de millones de pesos en una campaña electoral con el dinero de su empresa?

Eso del manejo financiero es tan delicado en las actividades políticas, que en unas aspiraciones presidenciales con las características como las actuales en el partido gobernante,  donde se aprecia manejando las finanzas sin pudor, chabacanamente, siempre causan un riesgo social por dos vías; la primera, que comiencen a cuestionarse los orígenes de los recursos, y cuando el candidato viene de una función pública, independientemente de que sea un empresario y millonario, las sospechas de dónde proviene el dinero, son obvias.

La segunda vía riesgosa de los gastos desmedidos en una campaña política, es que quienes realizan esos aportes, los ven siempre como una inversión, y luego, mañana, cuando se gane el poder, hay que hacer muchas cosas ajustadas a los intereses de los suplidores financieros que no son para el bienestar de la sociedad.

También hay que puntualizar, que los gastos exagerados en las campañas electorales de un precandidato o candidato, casi siempre vienen asociados con los que están en el control del erario, y si no es el caso, los recursos que fluyen en demasías en estos escenarios, entonces, generalmente provienen del mercado subterráneo.

En este contexto, el que intenta vencer o vence en base al dinero campante y sonante a un candidato que esté bien posicionado en su partido y en la población, y el vencedor es menos conocido, con mucho menor puntuación en las encuestas, es decir, menos popular, independientemente de que el más favorecido tenga una mayor tasa de rechazo, si la misma no afecta el 50% más uno, entonces no ofrece ningún riesgo a esas aspiraciones, mientras que apoyar al que quieren imponer, es una jugada política suicida.

Además, los seguidores del que le arrebataron la candidatura, ni locos van a apoyar al que literalmente le robó el triunfo a su líder y precandidato.

Las cosas obtenidas en política con métodos no sanos, si existe una segunda oportunidad y en el corto plazo, el que ganó forzando la tuerca en las urnas con votos por pesitos o con palitos, va a sentir los efectos adversos de imponerse a un líder con procedimientos cuestionados.

En fin, el dinero que es vital en una campaña electoral, tal cual la sangre para el cuerpo humano, también tiene un efecto bumerán cuando se impone vulgar y abusivamente frente a los de la casa.

¡Y esto deben entenderlo en el sector más poderoso económicamente hablando a lo interno del Partido de la Liberación Dominicana!, de seguir ese camino, podrían llorar lagrimas sobre lágrimas, obviamente, al ser sacados del Poder con un panorama sombrío. .

10 de septiembre de 2019.-                                                                               

 

Print Friendly, PDF & Email

Facebook Comments

POST A COMMENT.