cardiovascular

La falta de apoyo social, el estrés laboral y familiar, la depresión y la ansiedad, contribuyen a la enfermedad cardiovascular