hara

Vladimir Guerreo, el Salón de la Fama de Cooperstown, sigue disfrutando de homenajes y lisonjas.